ENVÍO* GRATUITO A PARTIR DE 30 EUROS (*PENÍNSULA)

Cómo y cuándo introducir el chupete

Cómo y cuándo introducir el chupete

Seguramente tengas dudas sobre si ofrecerle o no chupete a tu bebé cuando nazca. ¿Va a hacer que no se enganche bien al pecho? ¿Le van a salir los dientes torcidos? ¿Va a calmar a mi bebé? Por más preguntas que hagas y respuestas que encuentres, el único que menos va a confirmar todo es el propio peque. Y es que no hay una sola norma, sino que todo va a depender del recién nacido.

Aun así, aquí van algunas recomendaciones.

 

¿Cuándo le ofrezco el chupete?

Según la Asociación Española de Pediatría (AEP), es recomendable que a los bebés recién nacidos que son amamantados no se les ofrezca el chupete en los primeros días de vida. Hay que esperar a que la lactancia materna esté bien establecida, que suele ser entorno al primer mes de vida, para darle el chupete.

 

Para estos bebés, succionar el chupete supone un esfuerzo mucho mayor que el pecho y en muchas ocasiones no es fácil que lo cojan. Hará falta más de un intento para que el pequeño reciba con gusto esta nueva herramienta de succión no nutritiva. Necesitaremos grandes dosis de paciencia. Los niños alimentados con biberón suelen no tener tanto problema a la hora de aceptar el chupete.

 

No hay que olvidar que los bebés nacen con una intensa necesidad de succión. Por naturaleza sabe en que mamar les calma y les alimenta, y les proporciona un contacto, una ternura y un cariño que los hace sentir bien. El chupete sustituye el pecho y, por eso, debemos intentar dárselo siempre como apoyo al contacto físico, igual que un biberón se debería dar con miradas y abrazos, con una conexión emocional parecida a la que se ofrece durante la lactancia.

 

¿Cómo empezamos con el chupete?

No hay una ciencia exacta para empezar a darle el chupete, pero uno de los momentos más apropiadas es por la noche, a la hora de dormir. Va a ayudarlo a calmarse y asociará el chupete con tranquilidad.

 

Prueba distintos tipos de chupetes. No hay uno mejor que otro, sino simplemente distintos: distintas formas, materiales, marcas… Nuestra recomendación es que hagas pruebas hasta que encuentres el chupete que más le gusta a tu bebé.

 

Puede ser que hayas probado todas las marcas de chupetes y ninguna haya funcionado. ¡Bienvenida al mundo de los bebés que no quieren chupete! Lo único que puedes hacer es seguir probando e insistiendo, sin forzar a tu pequeño. De hecho, no es imprescindible que tu hijo use uno. Sabemos que en muchas ocasiones de llantos y crispación, un chupete puede ayudar mucho, pero se sobrevive también si él. Hay otras maneras de calmarlo. Además, así evitarás tener que quitárselo cuando sea más mayor.

 

Si tu hijo es de los que sí usa chupete, intenta que lo use con moderación. No hay que ponerlo cada vez el que bebé rechista ni que lo lleve continuamente. ¡El niño necesita la boca libre para experimentar con ella!

 Español  Inglés