OPERAMOS CON NORMALIDAD EN NUESTRA TIENDA ONLINE. Envio gratuito en pedidos superiores a 30 euros*

productos-ultraprocesados

8 consejos para prevenir la obesidad infantil.

Uno de los grandes males del siglo XXI es, sin duda alguna, la obesidad infantil. Afecta a más de 32 millones de niños menores de 5 años y, según la Organización Mundial de la Salud (OMS) esta cifra podría aumentar a 70 millones para 2025. De hecho, se calcula que uno de cada diez niños padece obesidad y dos de cada diez sobrepeso.

Es un problema, principalmente, de los países desarrollados debido al sedentarismo y a la mala alimentación que acompañan los procesos de globalización.

Este es uno de los temas que más preocupa a mamás y papás (¡o debería!), puesto que puede desencadenar graves problemas para la salud de los niños, tanto físicos como psicológicos: enfermedades cardiovasculares, diabetes, trastornos en el desarrollo psicológico…

 

¿Qué podemos hacer para prevenir el sobrepeso en los niños?

Se puede atacar el tema desde dos vertientes, cada cual más importante: la educación alimentaria y la prevención. En ambos casos, el papel de los padres es fundamental, así que ¡tomad buena nota!
Lo mas importante es generar buenos hábitos desde los primeros meses de vida, para evitar que el sobrepeso y los errores en la alimentación se conviertan en un problema de salud que afecte al niño a lo largo de su infancia y vida adulta.
Pero, ¿cómo se puede educar para tener hábitos de alimentación saludables?
  • La lactancia materna prolongada (más allá de los 6 primeros meses de vida). Si la lactancia es artificial, mantener la leche de inicio el primer año y cambiar a vaso a partir de entonces.

  • Comer en familia sin televisores ni otras pantallas.

  • Dar ejemplo comiendo de manera saludable, los papás y todo el entorno del niño. Toda la familia debe comer saludable, si no el niño lo vive como un castigo.

  • Consumir frutas y verduras habitualmente (unas cinco piezas al día).

  • Tener siempre a la vista comida saludable: zanahorias, frutos secos a partir de los 4-5 años…

  • Ofrecer porciones adecuadas a la edad. Los platos de los niños deben ser más pequeños que los de los adultos.

  • Pensar con calma la lista de la compra y los menús semanales. Así evitaremos comida precocinada y productos poco saludables.

  • No tener en casa alimentos ultraprocesados como las patatas fritas, bebidas azucaradas, galletas, natillas, etc.

 
Los desayunos son la comida más importante del día y, por lo tanto deben ser sanos y equilibrados. Han de ser alimentos de absorción lenta y no ricos en azúcares, para que les aporten la energía suficiente durante todo el día escolar.


Además es muy importante y recomendable que los niños practiquen ejercicio físico de manera diaria. Es tan sencillo como ir andando al colegio, pasear y jugar cada día en el exterior, hacer excursiones a pie en familia, o estar inscritos a actividades deportivas. Y beber mucha agua.

Si te interesan este y otros temas, también puedes entrar en:

Los beneficios de la música en bebés.
Las primeras vacunas del bebé.

 

0 comentarios 0

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados

 Español