ENVÍO* GRATUITO A PARTIR DE 30 EUROS (*PENÍNSULA)

viajar-avión-bebé

Consejos para viajar en avión con un bebé

 

¿Cuando puedes viajar con bebés en un avión?

Se recomienda que se haga a partir del primer mes de vida en vuelos de larga duración.

Un viaje en avión con niños pequeños puede parecernos una odisea, y más si son muchas horas. Pero no te desesperes, que es posible y puede que incluso te sorprendas.

Intenta estar tranquila

Lo más importante es que mantengas la calma. Los niños perciben muy rápidamente tu estado de ánimo y si ven que estás nerviosa o tienes miedo de ir en avión se lo vas a contagiar y va a ser mucho peor.

Lleva provisiones suficientes para todo el viaje

Si el viaje dura más de 1 hora, intenta llevar a mano pañales, toallitas, biberones, comida… En cualquier momento puede hacérselo encima o pedirte comida. Cuanto más cerca tengas todas las provisiones, mucho más fácil te será lidiar con este tipo de situaciones.

Busca el vuelo perfecto

Una muy buena idea es hacer coincidir el vuelo con la hora de la siesta de los niños. Así, todo o buena parte del viaje se lo pasarán durmiendo y el viaje será super placentero. ¡Créeme!

Elegir el asiento

Aunque casi todos preferimos los asientos de ventanilla, cuando tenemos niños a bordo es mucho más práctico estar cerca del pasillo. Si nos piden ir al baño no tendremos que molestar a nadie (¡y es muy probable que lo hagan más de una vez!).

Entretenimiento

Lleva juguetes, dibujos, muñecos, libreta con colores… Todo lo que sirva para distraer al pequeño en el asiento durante el rato que dure el vuelo. Si el viaje es muy largo, apuesta sí o sí por las películas de dibujos animados, que los tendran entretenidos un buen rato.

¿Como evito el dolor de oídos?

Cuando los niños son pequeños, es difícil explicarles cómo pueden destaparse los oídos por la presión de la altura. Por eso es importante tener en cuenta dos soluciones: el pecho en caso de que aún sea lactante o el chupete (si lleva). De esta manera, con el movimiento de succión se va a destapar los oídos sin siquiera saberlo.

Y por último, mucha mucha paciencia. Un viaje en avión ya es pesado para la mayoría de los adultos, cuanto más para un niño que no puede moverse de un asiento. Así que tómatelo con calma e ¡intenta que el viaje fluya!

Si quieres leer otros artículos interesantes sobre viajes con tu bebé, te recomendamos:

Siete consejos para viajar en coche con tu peque.

0 comentarios 0

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados

 Español  Inglés