Envío GRATIS 2-3 días laborables. Con una compra de más de 30€
Envío GRATIS 2-3 días laborables. Con una compra de más de 30€
0,00  / 0 items
0
0

Si tu peque rechaza ciertos alimentos, aquí tienes algunos consejos

¿Estás intentando introducirle ciertos alimentos que no le gustan? ¿Los rechaza? En este post vamos a darte algunos consejos para estos momentos de “rebeldía” en la alimentación del bebé.

Un poco después del destete, o desde que haya empezado con la introducción de ciertos alimentos después de la leche, el bebé empieza a “decidir” sus gustos y a decantarse más por unas texturas que por otras, pero tranquil@, si este es tu caso es posible ofrecer a tu peque una dieta equilibrada, con todos los nutrientes necesarios.

¿Cómo?

Si tu peque rechaza la verdura: 

Todos sabemos que la verdura no es el mejor aliado de los niñ@s, pero con una positiva actitud hacia ellas, presentándoselas a modo de juego y dándole a elegir entre diferentes texturas y colores, podemos conseguir averiguar cuáles son sus preferidas, o al menos, a cuáles quita menos la cara.

En Smileat te aconsejamos nuestro puré infantil de Calabaza y calabacín, el preferido y la mayoría de nuestros consumidores.

Si tu peque rechaza la carne:

al empezar por la ternera blanca, el sabor no suele ser muy fuerte y les suele agradar. Si más adelante, cuando empieces a darle carne sólida, ves que te cuesta trabajo prueba con albóndigas o carne picada, ya verás que al no tener una consistencia tan dura como un filete, la aceptan mejor.

Si tu peque rechaza el pescado:

Muchas personas rechazan el pescado desde pequeños, y pasan el resto de su vida sin disfrutar de este manjar marino. Hay muchos tipos de pescado, probemos con los más suaves al principio como es la merluza, la lubina o el lenguado. Cuando más adelante puedas introducirle el pescado azul, no tardes en hacerlo. Que se vaya acostumbrando también al sabor y la textura de éste.

Si tu peque no quiere seguir bebiendo leche:

Muy a menudo, cuando se alcanzan los dos añitos, empiezan a decir que no a la leche. Si vemos que es imposible dársela, podemos recurrir al queso y al yogurt, así al menos podrá disfrutar de los beneficios de la misma. Así como: legumbres, pescado, almendras o carne de conejo.

Al final lo más importante es que tus hij@s vean la comida como algo bueno, necesario y divertido. Igual que no es bueno dejarles que no coman nada y se alimenten sólo de tortilla y y pasta con tomate, tampoco lo es obligarles a comerse TODO y convertir este momento en un drama. Si tu hij@ come bien y un día no tiene demasiada hambre o realmente tiene repulsión hacia un sabor, no convirtamos esto en un trauma.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0,00  / 0 items
0
0